HISTORIA

SOBRE NOSOTROS

Un poco de historia

En 2011 abrió sus puertas la primera Barruca frente al Cine Los Ángeles. Con aquel primer local queríamos demostrar que una haburguesa sana y de calidad era algo que nada tenía que ver con el “Fast food” ni con precios desorbitados.

Desde el principio apostamos por la máxima exigencia y honestidad a la hora de elaborar nuestra carta. Con materias primas de primera calidad y asegurando que nuestro pan está horneado por nosotros. Elegimos proveedores cercanos a nosotros y con producto de calidad, para que la experiencia de comer con nosotros sea inigualable. Poco a poco vamos equipando mejor nuestros locales para poder ofrecerles el mejor servicio.

Hoy más que nunca queremos daros las gracias por tantos años de felicidad a la Barruca y por haber sabido guiarnos hacia la calidad. Seguimos haciendo las cosas con la misma honestidad, exigencia y mimo.

Para que siga siendo verdad que comer sano y rico está al alcance de todos los bolsillos. Creemos que la comida rápida, bien hecha, puede ser también comida de calidad.

LO QUE NO QUEREMOS

Porque no es nuestra filosofía

– Ser una super cadena con grandes campañas de marketing. Preferimos ser restaurantes pequeños para hacer las cosas bien y con fundamento.

– Añadir palabras como gourmet para vender más caros nuestros productos.

– Utilizar adornos innecesarios. Es mejor una haburguesa auténtica y de verdad con sus patatas y bebida.

– Intentar ir más rápido tirando de precocinados. En La Barruca cada plato es elaborado individualmente con el mismo cariño.

– Intentar parecer modernos, ser vintage sin motivo, o dar un diseño a nuestro local que no tenga personalidad porque eso está de moda.

En LA BARRUCA encontrarás:

Comida de calidad, ambiente único y todo a un precio razonable.